HACIÉNDONOS CARGO LOS UNOS DE LOS OTROS porque ¡NO ESTÁN SOLOS!



En este mes de Julio en el Proyecto Salesiano Tijuana (PST), unimos nuestra voz a la de los Obispos de México que nos dicen: “En medio de la pandemia, los obispos mexicanos abrazamos a nuestro pueblo en su dolor y lo alentamos en la esperanza. Sólo si estamos unidos y haciéndonos cargo los unos de los otros, podremos superar los actuales desafíos globales y nacionales, buscando cumplir la voluntad de Dios, que quiere que todos sus hijos vivamos en comunión y a la altura de nuestra dignidad”.


La realidad del país en medio de la crisis sanitaria se agudiza, y en Proyecto Salesiano Tijuana lo hemos presenciado desde marzo y hasta la fecha. En nuestros oratorios últimamente hemos estado bajo amenaza constante de robo y venta de drogas; nuestros niños, adolescentes y jóvenes caen en manos de la gente mala que les ofrece salida fácil y rápida de la pobreza.


Además los papás de nuestros alumnos han aplazado la colaboración en la escuela por falta de trabajo y por la pobreza en la que están viviendo en este momento, por eso nosotros decimos a quienes han perdido el empleo, a las familias que ahora mismo necesitan ayuda para comer, a los papás que ya no podrán pagar las colegiaturas de sus hijos, a las personas que temen el cierre inminente de sus lugares de trabajo, a los que tienen su negocio familiar y que no han podido abrir ni vender, a los empresarios que han mantenido el sueldo de sus empleados perdiendo capital y acercándose a la quiebra, a todos les decimos: ¡NO ESTÁN SOLOS!.


En el PST siempre buscamos ayudar al prójimo y desde el mes de marzo hasta la fecha, hemos redoblado esfuerzos manteniendo nuestro auxilio a la comunidad de las colonias; Herrera, Castillo, Sánchez Taboada, el Florido Matamoros, Valle Verde y Zona Norte. En nuestras seis presencias se da el socorro a través de despensas, fuentes de empleo, educación, programas de desarrollo humano y el trabajo de evangelización.


Gracias a la providencia que no nos ha abandonado haciéndonos testigos de cuanto bien hay en el corazón de las personas y cuantos valores siguen cultivando en las familias, hacemos un llamado a la solidaridad con nuestros Obispos, a compartir nuestros cinco panes y dos peces que el Señor hará multiplicar (cfr. Mc 6,41). Urge, que todos los sectores competentes, gobierno, empresarios y sociedad, generemos condiciones que modifiquen el escenario desolador que estamos viviendo.


Como Director de Proyecto Salesiano Tijuana hay tres cosas que me duelen en el alma que son: Los miles de pobres en las calles de Tijuana, los niños y adolescentes que son utilizados en el mundo de la droga, especialmente en el narcomenudeo y también la violencia con la impunidad que desborda la ciudad de la que nosotros mismos hemos sido víctimas.


Con gran fuerza alzamos la voz unidos a nuestros obispos que afirman: “Es obligación del Estado hacer efectiva la justicia que implica la seguridad de los ciudadanos, el castigo a los culpables de la violencia y del crimen organizado, sin hacer excepciones en la aplicación del Estado de Derecho. Corrupción e impunidad son un binomio que caminan de la mano, y que nos sigue desafiando en México”.


También decimos: “A quienes hacen el mal, despreciando a sus hermanos, no nos cansaremos de exhortarlos al arrepentimiento, al cambio de vida y a la reconciliación”.


Como Salesianos educadores y evangelizadores, somos solidarios con los hermanos y hermanas que sufren o que han fallecido a causa de la violencia. Repudiamos los asesinatos, la trata y el uso de adolescentes para negocios violentos. Sabemos bien que sólo la reconciliación, promovida desde la familia, crea auténtica calidad de vida. Una persona reconciliada y en paz vive con más inteligencia, creatividad y alegría, siendo fermento para la comunión real.


La situación actual nos desafía a seguir creciendo en empatía y compasión, especialmente con los más pobres y vulnerables, con los que están perdiendo todo, asimismo con quienes sufren la enfermedad o la muerte de un familiar. Nuestro Padre Dios y la realidad nos interpela y en medio de nuestra tormenta que nos invita a despertar, a activar esa solidaridad y esperanza, capaz de dar solidez, contención y sentido a estas horas donde todo parece naufragar.


Para finalizar les hago un recordatorio sobre nuestras actividades de verano, ya que se llevarán a cabo en línea para cuidar la salud de las personas que son parte de este proyecto.


Confiando siempre en la providencia de Dios y pidiendo el auxilio de María Santísima.

P. Agustín Novoa Leyva

Director de Proyecto Salesiano Tijuana.


FOTONOTICIA

Publicaciones Recientes