CONOCIENDO LA VIDA DE DON BOSCO

Orfandad y pobreza heredada


“La pobreza de los Bosco es un elemento de la condición campesina de arrendatarios de tierras y trabajadores en haciendas agrícolas. Su vida es de éxodo rural, de patrón en patrón, de terratenecia en terratenencia, cultivando y cuidando hatos y manadas ajenas. Emigrantes humildes, en su gran mayoría analfabetos, sacrificados y laboriosos, herederos de una profunda y vivida religiosidad popular” (F. Peraza: “iniciación al estudio de Don Bosco”, p.94).



El primer hecho de su vida que nos cuenta Don Bosco es este:

No tenía yo aún dos años cuando Dios nuestro Señor permitió en su misericordia que nos turbara una grave desgracia. Un día el amado padre, que era de complexión robusta, en la flor de la edad y deseoso de educar cristianamente a sus hijos, de vuelta del trabajo, enteramente sudado, entró descuidadamente en la bodega subterránea y fría.


El enfriamiento sufrido se manifestó al anochecer con una fiebre violenta y vino a degenerar en una pulmonía muy fuerte.


Todos los cuidados resultaron inútiles y en pocos días se vio a las puertas de la muerte. Confortado con todos los auxilios de la religión, después de que recomendara a mi madre confianza en Dios, expiró a la edad de 34 años, el 13 de mayo de 1817 (en realidad fue el 11 de mayo). No sé qué fue de mí en aquella penosa circunstancia. Sólo recuerdo, y es el primer hecho de mi vida de que guardo memoria, que todos salían de la habitación del difunto mientras yo quería permanecer en ella a toda costa.


`Ven, Juan; ven conmigo –repetía mi adorable madre-.

-Si no viene papá no voy, le respondí-.

¡Pobre hijo mío! –Añadió mi madre- ven, ¡ya no tienes padre!´.


Y dicho esto se puso a llorar, me tomó de la mano y me llevó a otra parte mientras lloraba yo, viéndola llorar a ella. Ciertamente, en aquella edad, no alcanzaba a entender que desgracia tan grande era la pérdida del padre. Este hecho sumió a la familia en la consternación”. (MO 2-5)


En este momento del fallecimiento del papá de don Bosco están viviendo en su casa cinco personas:

1. Mamá Margarita, de 29 años (1 de abril 1788, + 25 de noviembre de 1856 a los 68 años)

2. Margarita Zucca la abuela de 64 años (20 de marzo de 1752, +11 de febrero de 1826 a los 74 años)

3. Antonio, de 9 años (2 de febrero 1808, + 8 de enero de 1849 a los 41 años)

4. José Luis, de 4 años (17 de abril de 1813, +12 de diciembre de 1862, a los 49 años)

5. Juan Melchor, de casi 2 años (16 de agosto de 1815, + 31 de enero de 1888, a los 72 años)

Además de dos trabajadores que ayudaban en las labores del campo.


Dramática situación

Se tenía que mantener a cinco personas. Las cosechas del año, nuestro único recurso, se perdieron por causa de una terrible sequía. Los comestibles alcanzaron precios fabulosos. El trigo se pagó hasta 25 francos, la hemina (23 litros); el maíz a 16 francos. Varios contemporáneos que fueron testigos de los hechos me cuentan cómo los mendigos pedían angustiosamente las cáscaras del grano para suplir la sopa de garbanzos o frijoles con que habitualmente se alimentaban; y que se encontraban en los potreros personas muertas con la boca llena de hierba con las cuales habían intentado aplacar el hambre rabiosa que las desesperaba. Muchas veces me contó mi madre que alimentó la familia mientras que tuvo como hacerlo; después entregó dinero a un vecino llamado Bernardo Cavallo para que fuera en busca de comida. Recorrió varios mercados sin poder adquirir nada, fuera al precio que fuera. Volvió dos días después, cuando ya anochecía. Todos lo esperaban. Pero cuando dijo que no traía nada sino solo el dinero que se había llevado, el pánico se apoderó de la familia, pues ese día habían comido muy poco y se podía prever, por tanto, funestas consecuencias para esa noche.


Los años de 1816 y 1817 fueron muy malos para la agricultura. A costa de mucho trabajo, austeridad, ahorro, y alguna ayuda de parte de los familiares de mamá Margarita, lograron salir adelante.


¿Cómo se había llegado a esta situación?

Los Bosco de Juan vienen de Juan Francisco Bosco y Margarita Fassano, quienes contrajeron matrimonio mientras trabajaban la tierra de los Padres Barnabitas en la hacienda Croce di Pane en Chieri, 1665.


En 1716 parte de la familia (el hijo de Felipe Antonio) emigró en busca de mejores tierras a Nevissano, en las carcanías de Castelnuovo.


En 1724 otra parte de la familia (el hijo de Juan Pedro) se fuera a S. Silvestre, en las cercanías de Chieri.


En 1751, el hijo de Juan Pedro, llamado Juan Francisco y su esposa Magdalena, parten desde S. Silvestre a Castelnuovo en busca de trabajo y se lleva consigo a su ahijado, Felipe Antonio (abuelo de D. Bosco), quien contaba con la edad de 16 años. Se establecen con el tío de este último, quien tenía familia y había reunido una discreta fortuna. Cuando muere, lo hereda Felipe Antonio, quien vivirá ahí hasta 1793 mientras se casa dos veces por enviudar pronto, su segunda esposa será Margarita Zucca, con quien tiene un cuarto hijo llamado Francisco Luis, el papá de Don Bosco. Francisco Luis nace el 20 de enero de 1784.


En 1793 la situación económica es tan mala que Felipe Antonio y su familia tienen que emigrar a Murialdo y emplearse en la hacienda “El Monasterio” de la familia Biglione. Francisco Luis contraerá matrimonio en 1805 con Margarita Cagliero con quien procrea dos hijos, Antonio y Teresa (+1810), al enviudar contrae matrimonio en 1812 con Margarita Occhiena de la que nacerán dos hijos mas José Luis y Juan Melchor.


Poco después del nacimiento de Juan, la situación entre Francisco Luis y los patrones Biglione empezó a deteriorarse del tal forma que estos le dejaron ver que no le renovarían el contrato en noviembre de 1817. Por este motivo Francisco Luis compró, el 8 de febrero de ese mismo año, la casita de I Becchi, que era un cobertizo en muy mal estado y servía para guardar la herramienta del campo y resguardar el ganado. Allí podría vivir en caso de necesidad.


El 11 de mayo de 1817 murió el papá de Juan, mamá Margarita se fue a vivir a I Becchi, con sus hijos, en el mes de noviembre siguiente, después de hacerle algunos arreglos (una casa 8 metros de frente).





FOTONOTICIA

Publicaciones Recientes