Mes de María Auxiliadora



Los saludo con mucho gusto este mes de María Auxiliadora; el mes de mayo para los Salesianos y todos los amigos de Proyecto Salesiano Tijuana, es el mes de la Madre, Maestra y Guía de nuestra misión,


Este mes es una buena oportunidad para renovar nuestro ser hijos de María Auxiliadora y promotores de su devoción como lo fuera nuestro Padre Don Bosco. Ciertamente no se trata de algo mágico o devocionista, se trata de ser testigos para los jóvenes del modo en que atraviesa nuestra vida el Auxilio de Dios a través de la maternidad y ternura de la Virgen María. Hemos de ser más discípulos de Jesús, como ella, más hijos de ella como su Hijo Jesús. Deseamos que se acoja a María como hijos en nuestras comunidades y obras, a fin de que hagamos, como ella nos pide, lo que Jesús nos diga.


Que este mes mariano sea distinguido con hechos en nuestra vida personal, en la vida comunitaria, entre los muchachos, en las obras enteras y más allá de ellas.


Es un mes que la responsabilidad y la conciencia cívica debemos tenerlas alerta, una conciencia que debe estar cimentada en valores integrales, esos valores que nos definen como seres humanos con dignidad, como cristianos creyentes en el Dios de la vida Padre de todos que nos invita a vivir reconociendo que todos somos hermanos. El mes de mayo en nuestra ciudad se definirán y se prepararán de forma inmediata las elecciones de alcalde y a nivel estatal quien vaya ser nuestro gobernador, así mismo, los diputados y los senadores.


Por eso como Proyecto Salesiano Tijuana nos damos a la tarea de sensibilizar e invitar a una ciudadanía activa, ciudadanía con conciencia cívica y reflexiva. Unidos al magisterio de nuestros obispos en México decimos: A los votantes los invitamos a ejercer su derecho al voto. Por eso les proponemos informarse lo más posible acerca de la persona y las propuestas que tiene el candidato para que las analicen desde su conciencia de modo que su voto sea libre, razonado y responsable, en coherencia con nuestros valores humanos y cristianos. Hemos de evitar ser cómplices de campañas de desinformación, del apoyo a candidatos que estén en contra de la vida, la institución matrimonial, la dignidad humana, y de la libertad religiosa; así como el apasionamiento extremo que dañe los nexos familiares o sociales que nos unen. No nos dejemos comprar por dádivas o condicionar por amenazas de ningún tipo, nuestro voto ha de ser libre y soberano.


Esperamos tener las condiciones necesarias para retomar el camino de la fraternidad y la reconciliación que nos ayude a reconstruir el tejido social, tan resquebrajado hoy; situación que nos permita seguir adelante con nuestra misión en favor de los más vulnerables, los jóvenes y los niños.

FOTONOTICIA