LA IGLESIA DESDE EL CONCILIO VATICANO II

El número 2 de la Constitución dice:


El Padre determinó convocar a los creyentes en Cristo en la Santa Iglesia, que fue ya prefigurada desde el origen del mundo, preparada admirablemente en la historia del pueblo de Israel y en el Antiguo Testamento, constituida en los últimos tiempos, manifestada por la efusión del Espíritu Santo, y que se perfeccionará gloriosamente al fin de los siglos.


La Iglesia es, un misterio que tiene su origen en el Padre que, desde el inicio del mundo, pensó en ella para que se desarrolle en el mundo y se perfeccione al fin de los siglos. Es una realidad que tiene a Dios como origen y destino. Precisamente por su ser misterio no es fácilmente definible, de allí que el Concilio, para expresar la realidad de esta Iglesia, se sirva de imágenes que nos aproximan a comprender algo más de su misterio.


La Constitución presenta diversas imágenes, recogidas principalmente de la revelación bíblica, que ayudan a comprender el misterio de la Iglesia.


Se habla de la Iglesia como redil, grey, campo de labranza, edificación de Dios, Jerusalén celeste, Esposa del Cordero, Cuerpo Místico de Cristo. Cada una de las citadas imágenes expresa algún aspecto del ser de la Iglesia y, todas juntas, nos dan una visión más adecuada de lo que la Iglesia es. Difícil es quedarse con una, más aún, sería una traición a la auténtica comprensión del ser de la Iglesia; a causa de la profundidad del misterio, es preciso dejarse ayudar por todas las imágenes citadas para tener una visión más global de la naturaleza de la Iglesia.




FOTONOTICIA

Publicaciones Recientes