Saludo del mes de Agosto 2021


Al iniciar el mes de agosto les escribo agradeciendo a Dios su amor por los jóvenes. Estos días para nosotros en Proyecto Salesiano Tijuana es un tiempo de transición de un año educativo pastoral que está terminando: 2020 - 2021, y otro que en unos días estaremos comenzando: 2021 - 2022, tiempo de oportunidades y de esperanza, tiempo de bendiciones y de salvación, tiempo para “ser más audaces, más proféticos y siempre fieles”.


Hemos vivenciado con intensidad la actividad pastoral de verano en muchas obras y de los cierres de año escolar en colegios. De todo ello doy gracias a Dios y a ustedes, particularmente por la creatividad, cuidado y entrega al apostolado que siguen mostrando de modo responsable en tiempos de pandemia.


Ante las nuevas situaciones respecto a la pandemia sigo invitando encarecidamente a todos a no bajar la guardia ante la mutación del virus, que comienza a atacar a niños y jóvenes, a ser abiertos y creativos y a seguir capacitándose pedagógica y técnicamente para responder a la realidad que nos está tocando vivir. No nos dejemos abatir por las dificultades que vamos encontrando porque sabemos en Quién hemos puesto nuestra confianza y estamos seguros de que no seremos defraudados (Cfr. 2 Tim. 1, 12).


La vida que tenemos cada uno es un Don, un regalo. El don de la vida, que Dios Creador y Padre ha confiado al hombre, exige que cada uno de nosotros y los muchachos tome conciencia de su inestimable valor y lo acoja responsablemente. Una de las metas es compartir la vida y hacer que otros asuman el regalo de la vida como tarea, la cultiven, la cuiden, la compartan.


Otra forma de gozar el regalo de la vida y llevarlo adelante como tarea es recibir gozosamente la propia vida con gratitud, pues solo si nos aceptamos y nos queremos tal y como somos podremos amar y respetar a los demás. Cuando uno se sabe amado incondicionalmente por Dios es consciente de su propia dignidad, y también sabe que los demás son igualmente amados y valiosos. Así podemos ver en los demás a nuestros hermanos, a alguien a quien respetar, amar y ayudar.


Deseo que para todos los que formamos Proyecto Salesiano Tijuana el nuevo ciclo educativo pastoral sea una oportunidad para valorar el DON de la vida, para cuidarla, protegerla y compartirla. Por el bien de los niños, niñas, adolescentes y jóvenes especialmente los más necesitados de saberse amados por Dios, pues, esta es la misión Salesiana y es la forma en que cada oratorio, la primaria, la preparatoria, la parroquia, el desayunador y albergue para migrantes, que todos vivamos la misión que Don Bosco soñó para Tijuana.


P. Agustín Novoa Leyva SDB

Director de Proyecto Salesiano Tijuana

FOTONOTICIA