SEPTIEMBRE Llamados a ser constructores de una PATRIA para Todos


Amigos de Proyecto Salesiano Tijuana al iniciar el mes de septiembre les saludo invitándoles desde estas líneas a construir una Patria para todos.


Los que vivimos en Tijuana decimos: “Aquí comienza la patria” y claro que estando en la posición geográfica en la que nos encontramos suena con lógica. En este saludo quiero invitarles para que hagamos la realidad de hacer de Tijuana y especialmente de PST un espacio donde comience la casa de todos: La Patria. ¿Cómo convertirnos en agentes constructores de una Patria – casa para todos?


Acoger, acompañar, escuchar


En esas enseñanzas de la Iglesia Católica nos recuerdan que los pueblos y las naciones deben encontrarse como hermanos y hermanas, como hijos de Dios, y trabajar juntos para construir el futuro común del género humano, a fin de crear las condiciones para el desarrollo integral de la humanidad basado en la solidaridad. Este proceso se favorece con las acciones de acoger, acompañar y escuchar. Cada una de las seis presencias-obras de los Salesianos en Tijuana deben caracterizarse por su capacidad de recibir a todos con amabilidad y acompañar a todos especialmente a los más vulnerables en esos procesos de crecimiento. Hay que acoger y acompañar evangelizando y educando y especialmente con una capacidad de escucha del otro para atenderle en sus necesidades.


El Papa Francisco, y nosotros en PST seguimos sus enseñanzas, describe la acogida como cercanía, apertura al diálogo, paciencia y una amabilidad que no condena. Significa hacerles un espacio en nuestras vidas y estar dispuestos a compartir nuestras alegrías y penas, lo que ayuda a construir relaciones auténticas. La enseñanza del Papa nos recuerda toda la pedagogía y espiritualidad salesiana; así nos lo enseño Don Bosco al recordarnos siempre que sus oratorios y obras son casas que acogen.


La necesidad de acompañarse percibe con tanta fuerza cuando nos damos cuenta de que no puede haber un desarrollo armonioso de la sociedad en todas sus partes si no ponemos en práctica estrategias compartidas en situaciones concretas, que apunten al respeto de la vida humana y de la dignidad de cada uno y al acompañamiento progresivo de las personas. Acompañar para que nadie se quede rezagado, acompañar para que a nadie le falte lo necesario, acompañar especialmente a los niños y a los jóvenes en su preparación para la vida, en su adquirir habilidades elementales que les provoquen a cuidar su dignidad y a superarse construyendo el bien de todos.


Escuchar y dialogar


El acto de escuchar o dialogar implica dedicar conscientemente un tiempo y una atención preciosos para interpretar cuidadosamente las señales que recibimos. En nuestro colegio, en la Parroquia, en los oratorios y en el desayunador la escucha ayuda a la resolución de conflictos, a la mediación cultural y a la construcción de la paz en comunidades educativas y en grupos. Según el Papa Francisco, el diálogo nos ayuda a comprender y apreciar las necesidades de los demás y fomenta en nosotros una actitud de escucha y apertura a los puntos de vista válidos de los demás.

Debemos aprender a utilizar el diálogo como un gran signo de respeto, ya que ayuda a las personas a comprender y apreciar las necesidades de los demás. El diálogo se convierte en una expresión de caridad, ya que puede ayudarnos a buscar y compartir el bien común. Don Bosco nos pedía que fuéramos honrados ciudadanos, pues bien, construyamos la Patria – casa para todos ESCUCHANDO, DIALOGANDO, ACOGIENDO, ACOMPAÑANDO.


FELIZ MES DE SEPTIEMBRE: MES DE LA PATRIA


.


P. Agustín Novia Leyva SDB

Director de Proyecto Salesiano Tijuana A.C.

FOTONOTICIA